La inteligencia artificial en la medicina: trastornos musculoesqueléticos

Cuando hablamos de las aplicaciones de la inteligencia artificial en la medicina, hemos de mencionar las diferentes especialidades que pueden beneficiarse de sus herramientas. Ya te hablamos del caso de la IA y la neurología, pero podríamos hacerlo de muchas otras ramas en las que sus algoritmos han supuesto un importante avance.

Hoy les toca el turno a los trastornos musculoesqueléticos. Vamos a ver cómo la inteligencia artificial contribuye a su diagnóstico y evaluación y mencionaremos algunos casos concretos que podrás encontrar en nuestro marketplace de IA.

La medicina y la inteligencia artificial para trastornos musculoesqueléticos

Si hay algo que podemos destacar a la hora de hablar de la medicina y la inteligencia artificial es la eliminación de la diferencia interobservador. Y es que, incluso si no se emite nunca un diagnóstico sin la intervención de un médico, no es necesario que él parta de cero a la hora de identificar lo que pasa.

Con muchos de los algoritmos de nuestro marketplace obtenemos informes con datos relevantes que se han extraído al posprocesar la imagen médica. De hecho, podemos decir que cuantificamos el problema para poder hacer una valoración objetiva.

Así, pasamos del análisis de una imagen médica de la cual podían surgir múltiples errores humanos a la observación de un informe en el que ya aparece la información clave para el diagnóstico y la toma de decisiones.

Comparación y precisión

Un algoritmo de IA se basa en una gran cantidad de datos con los que compara lo observado en la imagen médica. De esta manera, parte de lo considerado normal para captar las variaciones y detectar así posibles enfermedades. Luego, evidentemente, será el médico quien tendrá que validar las conclusiones para emitir un diagnóstico final.

Esto podemos verlo muy fácilmente poniendo como ejemplo el algoritmo de ImageBiopsy Lab para la evaluación pediátrica de la edad y el desarrollo óseo. Partiendo de lo que se considera un desarrollo normal a una determinada edad, es capaz de detectar a partir de una imagen médica si hay una anomalía en el crecimiento.

Diagnóstico precoz

A esto hay que añadir que algunas enfermedades o lesiones pueden ser asintomáticas y difícilmente detectables. La inteligencia artificial capta detalles que fácilmente pueden pasar desapercibidos para el ojo humano.

Así, lo que estamos haciendo al posprocesar una imagen médica con un determinado algoritmo es ayudar al médico en su labor y contribuir a la obtención de un diagnóstico precoz y preciso. Al fin y al cabo, a la hora de tomar decisiones médicas, ganar tiempo siempre es un punto positivo.

Descubre nuestros algoritmos de IA para MSK en Alma AI MARKETPLACE

Ahora que ya hemos visto cuáles son los beneficios de la IA para MSK, vamos a mencionar algunos usos reales que encontrarás en nuestro Alma AI MARKETPLACE:

  • Determinar la edad del hueso y detectar posibles anomalías en el crecimiento.
  • Medir la geometría de las piernas para detectar discrepancias, deformaciones e incluso enfermedades degenerativas.
  • Analizar y cuantificar el posicionamiento de la cadera para detectar enfermedades relacionadas y valorar su progresión.
  • Detectar signos de osteoartritis de rodilla y otras enfermedades inflamatorias o degenerativas que afectan a las articulaciones.
  • Trabajar con una microarquitectura 2D o 3D del hueso para determinar su calidad e incluso observar señales de una posible osteoporosis.
  • Analizar fácilmente el grosor y el volumen del cartílago para la detección de posibles lesiones.

Estas son las posibilidades que Quibim e ImageBiopsy Lab nos ofrecen dentro del ámbito de los trastornos musculoesqueléticos. Pero, ¿quieres seguir explorando las posibilidades de la inteligencia artificial en la medicina? Entra en nuestro marketplace y contacta con nosotros para resolver todas tus dudas.