info@alma3d.com | +34 93 238 05 92

El papel de la tecnología en la detección y el tratamiento del cáncer

Hoy, desde Alma Medical Imaging, queremos hablarte del papel de la tecnología en la detección y el tratamiento del cáncer.

Lo cierto es que en los últimos años hemos podido ver importantes mejoras en este campo, incluso si aún queda mucho espacio para la innovación. La imagen médica, por supuesto, tiene una importante función en este sentido. Sin embargo, no queremos dejar pasar en este artículo algunos estudios que arrojan luz en la lucha contra esta enfermedad.

¿Qué papel tiene la imagen médica en la detección y el tratamiento del cáncer?

La imagen médica sirve, en primer lugar, para identificar casos en los que sería preciso hacer una biopsia. Permite detectar tumores y, más tarde, determinar su evolución mediante la comparación con estudios previos.

De hecho, un importante avance fue la imagen en 3D, como la que nosotros ofrecemos con nuestro visor Alma 3D Volume. Esta posibilidad hizo más fácil la detección de ciertos tumores que hubieran podido pasar desapercibidos, por lo que contribuyó a la detección precoz de ciertos cánceres.

Por otro lado, hemos de tener en cuenta que algunos tumores acumulan más vasos sanguíneos alrededor. Por eso, la ecografía doppler ayuda a identificarlos y, luego, a hacer biopsias más precisas. 

En definitiva, la imagen médica y todos sus avances tienen un papel fundamental a la hora de detectar el cáncer en primer lugar, un diagnóstico que luego se confirmará con una biopsia. Además, por supuesto, de ser una herramienta para ir viendo la evolución -crecimiento o remisión- del tumor.

Otras tecnologías para la detección del cáncer

Sin embargo, tengamos en mente que una detección precoz, en el cáncer, marca la diferencia. Por eso, no dejan de sucederse nuevos descubrimientos en este campo, muchos de ellos concernientes a soluciones tecnológicas. Desde Alma Medical Imaging, hemos querido citar algunos que nos han parecido especialmente interesantes, aunque en este sector surgen nuevas noticias de forma casi constante.

Uno de los estudios que vamos a citar corresponde al trabajo, hace unos años, de los investigadores del CSIC, concretamente al desarrollo de nanosensores biológicos. Su aporte consiste en que serían capaces de detectar en la sangre biomarcadores de la enfermedad. De esta forma, reducirían los errores en el diagnóstico y ofrecerían una mayor precisión en la detección de cánceres. El Instituto de Ciencias Fotónicas de Castelldefels, por su parte, desarrolló un nanochip para detectar el cáncer de forma muy precoz a partir de una gota de sangre. Este dispositivo, capaz de detectar proteínas del cáncer en sangre en una etapa temprana de la enfermedad, data ya de 2014; sin embargo, deja claro, una vez más, el potencial de la nanomedicina en oncología.

También es digno de mención el trabajo presentado hace un tiempo por investigadores de la Universidad de Bradford, en Reino Unido. Gracias a su descubrimiento, sería posible someter una muestra de sangre a luz ultravioleta y obtener de aquí información para el diagnóstico. La luz UV dañaría el ADN celular y el grado de daño indicaría la presencia o no de cáncer.

Y ¿qué nuevas tecnologías han surgido para el tratamiento del cáncer?

En este sentido, es importante hablar también de nanomedicina. Como seguro que sabes, el problema de los tratamientos actuales es que dañan también las células sanas. Por eso, una quimioterapia puede combatir el cáncer, sí, pero también debilita mucho al paciente. 

En este sentido, vamos a hacer mención a un trabajo de Harvard, en 2014, consistente en el desarrollo de nanoporfirinas. Estas serían capaces de identificar solo las células tumorales y administrarles solo a estas el medicamento. Servirían para tratar un cáncer sin infligir otros daños al paciente. 

También es importante el papel de la tecnología en las cirugías de cáncer. Un ejemplo son las gafas de realidad aumentada presentadas en 2018 en el Hospital Gregorio Marañón. Con ellas se podían proyectar los resultados del estudio radiológico sobre el propio paciente durante la intervención, con la consiguiente mejora en los resultados.

Como ves, la tecnología ya está cosechando importantes éxitos en este campo. Pero es que los avances en la detección y el tratamiento del cáncer no dejan de aparecer, por lo que el escenario nos permite ser optimistas. Mantente atento a nuestro blog, donde te seguiremos hablando de próximas novedades en la tecnología médica.