info@alm3d.com | +34 93 238 05 92

La impresión 3D personalizada como guía en una rinoplastia

En el artículo de hoy, queremos hablarte del uso de la impresión 3D personalizada, que puedes lograr con visores como Alma 3D VOLUME, como guía en una rinoplastia. Concretamente, vamos a extraer aquí algunas de las conclusiones del estudio que han llevado a cabo Hugo Herrero Antón de Vez, Javier Herrero Jover y Claudio Silva-Vergara sobre este tema.

Pero vamos más allá. Lo que pretende abordar este estudio es la transición de la medicina basada en la evidencia y estudios estadísticos a modelos específicos del paciente. Es decir, la estadística nos aporta datos que, evidentemente, nos guían en los procedimientos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cada persona es distinta. En el caso de una rinoplastia, por ejemplo, se debe tener en consideración la estructura ósea de cada paciente, pero también sus preferencias personales respecto al resultado.

En este artículo, lo que se ha elaborado es un modelo de intervención personalizado para reducir la joroba dorsal de un paciente. Tengamos en cuenta que la nariz tiene una función no solo estética, sino también funcional en lo que atañe a la respiración. Por lo tanto, se trata de una intervención delicada en la que hay que considerar cada aspecto.

Un modelo de intervención en seis pasos con la impresión 3D personalizada en el centro

El modelo que han testado los autores del estudio consiste en seis pasos. Vamos a resumirlos y luego te contaremos cuáles han sido las conclusiones.

  1. El primer paso es elaborar un modelo 3D del paciente a partir de una tomografía computarizada.
  2. Luego se hace una planificación preoperatoria a partir de un visor radiológico. Aquí es donde se valorarán riesgos, posibilidades según las características específicas del paciente y preferencias personales del mismo.
  3. Se diseña la guía, una vez más teniendo en cuenta las características del paciente, y se adapta, mediante un software CAD, a su superficie ósea.
  4. Se imprime la guía a partir de un prototipo 3D.
  5. El quinto paso es la operación en sí.
  6. Por último, habrá que analizar y evaluar el resultado.

Conclusiones del estudio

Las conclusiones de este estudio, a falta de continuar probando este método, se resumen en que trasladar la planificación al terreno quirúrgico ha resultado sencillo. De hecho, y lo más importante, se ha pasado de una osteotomía en múltiples pasos a una osteotomía en un solo paso. Así, la intervención resulta más rápida y segura y la curva de aprendizaje se reduce significativamente.

Por otro lado, la colocación de la guía marca de forma exacta el punto en el que se ha de hacer la incisión inicial. Y, además, reduce las posibilidades de que se produzcan desviaciones durante la operación que puedan ocasionar problemas.
¿Quieres saber más sobre la aplicación de la impresión 3D personalizada en la cirugía? Lee aquí el artículo completo.